El cuadernito de D° Civil: VI

Si un día vuelves,
encontrarás en mi pecho un hogar.
Espero que al verme,
te des cuenta, que he pensado en ti
todos los días del año.

Que no hay noche,
en la que tu voz me quite el sueño,
Y tu mirada pinte óleos en mi techo.

Mengana,
¿Qué hemos hecho?
Siento morfina desplazándose en mi cuerpo,
sin embargo no es capaz de remover la nostalgia.

Si la felicidad se siente igual que ver
a la Vechia Signora marcar un gol,
entonces llévame al circo,
porque lloro de alegría.

Quizás no sepa bailar salsa,
pero lo que me falta en la cintura,
lo compensan mis palabras.

Tampoco es que yo sea Neruda,
o quiera parecerme a Benedetti,
aunque en verdad (quisiera)
Tener ese bigote prominente que
acariciarías por las noches,
y la cabeza llena de canas
que delatarían mi sabiduría.

Pero estas letras no son tecleadas
para auto complacerme.
Sino para bañarte de alguna grata
esperanza, de unos cuantos sueños
de jardín y toboganes, de felicidad,
y de un cielo lleno de estrellas que
se confundan con tus ojos.

L.B. K.D. febrero, 2010
Publicar un comentario

Entradas populares