martes, 19 de julio de 2011

No son secretos.

Vamos todos con las caras

Pintadas de secretos,

Dándole la espalda a la verdad.


Cualquier mujer es capaz de

Arrebatarle el sueño a un hombre,

Mientras un motón de palabras

Le cobijan el insomnio.


Cualquier hombre es capaz de

Soportar una mejilla hinchada,

Por ese “beso de promoción”

Y también el segundo…tercero

Y todos los improvisados que a tientas

O violentamente se coman los labios.


Vamos ya, sin pausa y sin miedo,

Con sonrisas soplando nubes

Y nervios robando besos.


No todos los silencios son incómodos,

Todo depende de quién te acompañe.


Una que otra palabra puede decirse

Hacia adentro, pero no todas.

Las mujeres no son telépatas y decir

Con claridad algo, nunca falla.


Pero…


Cuando se intenta ser lo más ligero

Posible y ni una frase te acompaña,

Bésala, bésala y deja de escribir.


¡Se acabó!

L.B.

sábado, 9 de julio de 2011

El cuadernito de D° Civil XIV

Habitualmente te espero en el mismo lugar,

Ocasionalmente suelo escribirte,

Y nunca pensarte,

Aunque quizás a veces te extrañe,

Mi anacrónico modo de emularte en mi cabeza.

V.I.D.A.

L.B.

Sentidos

“Tengo la cabeza como un maremoto

y el corazón revuelto como el mar”

A. Reverón.

Quiero pintarte en el lienzo del mundo,

Dibujarte desnuda sobre mis manos,

Que todo lo sienten, que nada ven,

Que son ciegas, pero salvajes y son

Capaces de seguir la silueta de tu

Cuerpo sin perder un lunar de vista,


Deseo…


Deseo no sacarte nunca de mi oído,

No extraviar ni por un minuto tu olor.


Todo lo que me acompaña tiene tu aire,

Lo que alguna vez respiraste y luego

Exhalaste a mi lado aún lo conservo,

Por eso solo abro mis brazos cuando

Pienso en ti.


Ahora, vienen los sueños, si los sueños.


El infierno de saberte, de hablar contigo

A través de palabras sin ruido,

Despertar sudado, con un olor a ti

Que un instante se escapa por la ventana.


La angustia cuando despierto y no estás,

Y un centenar de preguntas me mantienen

Despierto hasta el amanecer.


No sé por cuánto tiempo rondarás por

Los pasillos de mi cabeza,

Lo terrible es la costumbre,

La ansiedad de dormirme

Para tenerte tan cerca

Como me lo permitan mis sueños.


Dormir en un colchón matrimonial,

Y despertar en una cama individual

Abrazado a tu lado, para no vivir de estos sueños,

O al menos abarrotarlos de tu imprescindible presencia.

L.B.