lunes, 31 de marzo de 2014

El sueño de Antares

Caerá la noche
y así,
Nos volveremos luces,
Que viajarán sobre luciérnagas errantes
Entre las sombras de los árboles.

Seremos luz, porque fue nuestro destino,
No para guiar a las almas que se pierden en la soledad,
No para adornar las copas de los árboles
O luz para dar calor a las hormigas en tránsito.

Seremos luz en el sueño de Antares,
Sueños de rojo escarlata
Que teñirán los ríos y la memoria
Debajo de nubes vigilantes de recuerdos e historias.

Seremos un incendio en los corazones,
Una flama que arrasa el desierto en nuestro interior,
Estrellas que descansan en divanes lunares.
No hay que estar solo para sentirse solo.

La lluvia que cae del cielo tiene el mismo destino,
Ninguna gota viaja desamparada en su descenso,
Siempre harán falta dos manos para recoger el agua.
¿Cuántas veces te veré a los ojos antes de que amanezca?

Caerá la noche
Y en ella surcarán barcos cargados de sonrisas
Que ahora solo vemos en fotos,
Palabras que el tiempo desgastó sin misericordia

Lamentablemente, pocas veces nos detenemos a observar,
Ese instante, aquella mesa, ese bigote,
El verde olor a pino y castañas,
que se ha ido… con todo aquello,

Pero nos bastará ese instante,
En el que tu mirada se vuelve irrepetible,
Para saber que todo está allí,
Que aquello que nos fue arrebatado
Ahora brilla en tus ojos…
                        …y en los míos.

La noche cederá su paso al sol
Y entonces, caeremos del cielo
Como hojas en llamas
Para convertirnos en astros terrestres
                                               Terminales,
De vida intensa y cálida.


                        Lorenzo Barrios.