domingo, 27 de marzo de 2011

En mis excesos

"El orden social a cambio de libertad es un mal trato."

El Marqués de Sade.

Giro como una noria dentro

De un parque hecho de luces,

Llevado por el cielo como un

Cometa cargado de morfina.


Vaya que estoy ido,

Desdoblado entre un árbol y una estrella,

Vaya que estoy ido,

Como si ni siquiera le perteneciese a Dios.


Voy a salir a venderme por partes,

Alquilar cientos de besos gastados,

Y regalar insultos

Con acierto y desacierto, suerte.


Recuerdo (poco) cuando bailábamos

Sobres las copas de vino tinto,

Un olor a sangre se esparcía desde

Nuestros pies mutilados por los vidrios.


Siempre quise cortarme con tus labios,

Dejar que tus manos estrechasen mi

Riñón derecho, mi indecencia.

Y tragarme aquella lujuria con saliva.


En mis excesos,

Alcancé a enredarme en tus cabellos,

Recorrer tus lunares como sombras

Sobre el mar.


En mis excesos…

Conseguí una brújula y la rompí en mi alma,

Yo no quería un rumbo,

Mi mano no traza los destinos,

Si me subo a una nube, quiero que tú la aspires.


De todos los ojos que me inquietaron,

Me dejé quemar por los tuyos,

No logro olvidar esa mirada atravesando la mía.

Debí morir un poco.


Todas las noches sueño con que tus

Piernas me asfixian,

Y de un momento a otro estoy siendo

Tragado a través de tu vagina.

Todo está húmedo aquí adentro,

Y me siento vivo,

Es como un volcán dándome guerra,

Como un veneno dulce que viaja por

La sangre y se deposita en el corazón,

Aletargando mis latidos.


Si voy a morir quiero hacerlo embalsamado

En tus caricias,

Si voy a salir volando de esta cama,

Entonces que sea expulsado por tu orgasmo.


Cómeme, cómeme todo…

Para dormirme en tu vientre,

Para sentirme contigo,

Para viajar sin rumbo como maniáticos

Que persiguen las sombras sobre el mar.

L.B.