sábado, 21 de noviembre de 2009

Infinita tristeza

"Aunque es muy leve la diferencia, en mi próxima vida seré puta y no abogado"

Suelo pensar que las putas merecen
un seguro médico,
Pocos aprecian el trabajo social
que ellas ejercen.

También pienso que los abogados
no deberían ir al cielo,
Aunque muchos de ellos crean ya,
que han comprado su parcela
en la "hacienda celestial".

En cambio, las putas si merecen
acostarse con San Pedro.
¿A cuántos de esos hombres de
traje y satin, han llevado al cielo
en treinta minutos?
y los traen devuelta a la vida en
un viaje en paracaídas.

Malditos los abogados
que se ofrecen como putas,
y benditas las putas que creen
fielmente en su labor social.

¿Quiénes son esos hombres y mujeres
de "recta moral", para juzgar a las "LUPAS"?

Cuando muchos de esos hombres
venderían su culo por un fajo de
billetes verdes. Y cuando muchas de esas
mujeres quemarían su pudor a cambio
de orgasmos sin límite de producción,
Salvajes
indecorosos,
reales...Ilegales (a Dios).

Yo estoy seguro que las putas
llegaran al cielo.
Y aunque anteriormente mencioné
que los abogados no lo harían.
¡Me pregunto!

¿Y si en el cielo las putas desean sindicarse?

L.B.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Carencias

Carezco de tiempo para ser de nuevo el niño de mi vieja,
Echar 15 años en retroceso me es imposible. (aunque por ella lo intentaría)

Carezco de exceso de alegría
para tanta tristeza acumulada en esta ciudad de lágrimas.

Carezco de las habilidades para sonreír cuando me lo piden,
ese botón no vino en mi fabricación. (aunque por mi vieja me lo adaptaría)

Carezco de fe para creer en la iglesia, las estampillas y el agua bendita.
Hace tiempo que dejó de ser mi hogar, mi foto favorita y mi bebida hidratante.

Carezco de respuestas para la incertidumbre que se avecina más adelante.

Pero además carezco de la cualidad de ser lo que otros quieren que sea,
y hacerlos felices cuando la reina lo exija .

Soy, como diría Neruda: Tan claro como una lámpara y simple como un anillo.

También carezco de odio hacia mis amigos y enemigos,
pero mi llama no es indiferente, todo, menos indiferente.

No quiero convertirme en el hacedor de sueños de una sociedad egoísta,
quiero ser mi propio sueño, mi patria convertida, mi ilusión, mi sendero,
con la única petición a Dios de no olvidar a los míos.

Y jamás...carecer de esperanza,
y renunciar a ver, antes de quedarme ciego.

L.B.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Reparaciones

A veces creo que ella miente.

A veces siento que me coge la espalda, me toma de hombros y me sienta.

Nunca alcanzo a descifrar las verdades con las que miente, y las mentiras que (ella) acierta.

Tan irreal es su voz, que en mil voces diferentes entona.

Como yo quiera que hable, hablará, pero sólo el sonido de lo que sale de su boca.

Tan irreal es su boca, que nunca la he visto moverse.

Sus ojos, su nariz, los pechos morenos de los que tanto me habla.

Lo irónico es que puedo hablar con ella (al menos escribirme)

A lo mejor un día la vida nos encuentra, quizás pase a mi lado y no repare en mi presencia,

O de lejos ella me mire (y mis ojos solo alcancen a contemplar sus piernas), y yo me quebrante de lujuria.

Ella se llama...yo la llamo...al menos por ahora.