domingo, 21 de noviembre de 2010

Por ahora

...no tengo ganas de escrbir algo más, disculpen las molestias causadas. Para cualquier pregunta -ver y depositar a la derecha-

"Los verdaderos poemas son incendios. La poesía se propaga por todas partes,
iluminando sus consumaciones con estremecimientos de placer o de agonía".

Vicente Huidobro.

CLAUSURADO HASTA NUEVO AVISO

L.B.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Halagos y soledad

Sin embargo te advierto que estamos cosidos
A la misma estrella


“Tengo una atmósfera propia en tu aliento
La fabulosa seguridad de tu mirada con sus constelaciones íntimas


“Estoy sentado en el rincón más sensible de tu mirada.”


De un poema de Vicente Huidobro.


Tengo la fuerte sensación de haber muerto,

Camino, como, duermo, me masturbo,

Me rio y lloro, pero me siento vacío,

Tan lleno de nada, tan falto de ganas.


Siento que me lanzo en un paracaídas

Bajo el agua,

Y que floto en un mar de gente que me

Sirve de estrechos pasillos.


El 4 de octubre se apagaron las estrellas

En el cielo, esa noche fue tan triste que a

Todas las estrellas se las tragó la oscuridad.


Quiero olvidar todo el mal-pasado,

Fotografiarlo entero en una instantánea

Y luego quemarlo en el sol,

Para que este presente me vista de tus

Ojos e inconfundible sonrisa.


Para de ser un recuerdo,

Deja de desgastarte en mi billetera,

Vuelve y quédate como el infinito,

Te quiero aquí y en todas partes,

Que de una mirada te desnude

Y que apenas abra la boca tú

Atmósfera se llene estas palabras.


Hace cinco años que el abismo

En mi estómago no me mostraba

Su extrema pendiente,

Y ahora la lluvia moja mis ropas,

Me siento pesado como un pecado,

Pesado como si cargara las deudas

Del mundo con el amor,

Llueve, llueve tanto que es fácil

Confundir las gotas con las lágrimas.


Eres la constelación más brillante

De este cuaderno,

Todas sus últimas hojas te nombran,

Por más que lo intentes el mundo

Te conoce, mi boca te ha disparado

Como un cañón, y sienten curiosidad

Por las tres iniciales de tu nombre.


Me encuentro en una cama que

En los sueños tiene destino Berlín,


Me encuentro en un cuerpo desnudo

Que se muere de frío,


Me encuentro en tu memoria que

Lucha contra los recuerdos,


Me encuentro en tu corazón que

Poco a poco me expulsa para encontrar

Un alivio…


…y entonces sólo ser una página doblada,

Un murmullo que se pierde a lo lejos,

Una bengala que se consume en el horizonte,

Un coito sin caricias, sin preámbulos, violento

Y nada más.


Memoria, no te llenes de olvido,

Asiste a este joven poeta que está

Perdiendo el sentido de estas palabras.

Corazón, sigue latiendo, no dejes de

Latir a su ritmo, que Huidobro no se

Borre de su aliento y recuerde que:

“Estamos cocidos a la misma estrella”


Te prometo un jardín plantado de mangos,

La media cama vacía,

El poema sobre tu piel,

Mi olor a tu lado en las mañanas,

Mis ojos comiéndote en la noche,

Solamente no te vayas, no mueras,

No me pidas que me vaya,

No me mates…

L.B. K.D. noviembre 2010.