martes, 5 de abril de 2011

Tu mirada, fulana

Afortunadamente te vi,

Te encontré mientras pensaba

Que una imagen como la tuya,

Se había perdido en otros tiempos.


Hace un par de noches que te

Robas mis sueños,

Hace catorce días que empezaron

A volar mariposas en mí estomago.


Te confieso que creía estar

Buscando en vano,

Pero el único tiempo perdido marcha,

Entre verte y no tenerte.


Y supongo que nada es por casualidad…

Hace tiempo que deje de creer

En los azares,

Pero pienso que puedo creer en

Tu sonrisa,


O en tu mirada,

Lanzarme a ella sin paracaídas,

Y aterrizar en esos ojos que me

Dejan indefenso,

Haciendo que el corazón se detenga

Cada vez que parpadeas.


Fulana, lo que quiero decirte es que…

Cuando el mundo advierte que estás

Cerca, todo a tu lado se detiene,

Pero yo soy el único que al verte,

Se queda sin palabras…


Que tu boca y la mía se merecen

Recíprocas concesiones.

Que si tus mejillas estuviesen en venta,

Yo las compraría para sonrojarlas.


Yo, no te prometo, no soy de los fulanos

Con incontrolable publicidad engañosa,

Pero mentiría al decirte que cuando

Afortunadamente te vi, solo quería un

Beso de promoción.


L.B.

1 comentario:

Beatriz Portinari dijo...

Quien fuera Fulana...