miércoles, 6 de abril de 2011

Es para llorar que buscamos nuestros ojos.
Es para llorar que buscamos palabras en el corazón.
V.H.

No me pregunten por la musa, no sé quien soy hoy

En día, no sé, no son mis poemas, son de ellas,

Mi pluma es mi sangre, mis ganas, mi miedo,

El miedo que siempre me sucumbe a mentir,

Porque la verdad duele, vaya que duele

Todo lo que hace falta es corazón.

Disfruten, amen la poesía, siéntala en sus huesos,

Saboreen cualquier sentimiento que se manifieste

En cada una de mis palabras, maldíganlas, ámenlas,

Hagan con ellas un jarabe o una letrina, pero pasen

Su lengua entre sus labios mientras leen lo que este

Pequeño Dios ha escrito para los días de su vida.

No hay comentarios: