lunes, 5 de julio de 2010

Metáforas a tu nombre

Mis brazos son avenidas, calles repletas de alfabeto,
Me limito a dormir en tus galaxias,
En ese campo frondoso de lunares y vino.

Yo se que tus brazos
Serán los senderos por los que ande,
Y tus labios, la cuerda por donde tambaleen mis besos.
Quisiera que el cielo se nublara de tu rostro,
Y llovieran sonrisas y pestañas cada mañana.

Soy un hombre afortunado,
Tengo mis propias estrellas color verde olivo,
Y un carrusel de curvas para jugar en las noches.
El olor que se desprende de tu pecho,
Tiene un sonido que hace cosquillas en mi cuello.

Hoy sería una buena idea
Que sembraras tus manos en la tierra,
Para que nacieran caricias que compraría
Con gusto si no fueses mía. (Pero lo eres)
Entonces yo siembro mis manos junto a las tuyas
Y te cambio caricias por orgasmos.

Inevitablemente tendré que subirme a un barco,
Aunque no me importaría sumergirme
En la tormenta de Venus que se desata
Cuando mi mano asecha tu intimidad.

Ven y eclipsa todo lo que veo,
Y si la luna realmente no es de queso,
Magnetiza la marea de lujuria que derrocho en ti,
Porque te juro que plantaré parchitas
En tu lengua para que siempre lleves el Caribe en tu paladar.

Y si las hadas existen
Ya sabré dónde buscarte,
Así tenga que construir
Un puente de miel sobre el atlántico,
Para estar a tu lado.

Sé que crees que Dios no existe.
Pero, ¿Cómo explico tu hermosa existencia?
Qué importa si no entendemos,
No hace falta razón para saber que
El universo y mi capricho nos tienen enamorados.

(L.B. Kat, abril 2010.)

1 comentario:

Enhoe dijo...

Este me ha encantado.
Cuando tenga menos cansancio pasaré un rato más por acá, por curiosidad... ¿Cómo supiste de mi blog?
Un placer.