Fragmento

Si diviso una nube debo emprender el vuelo.

Si una mujer se acuesta yo me acuesto con ella.

Cuántas veces me he dicho: ¿Seré yo esa piedra?

Nunca sigo un cadáver sin quedarme a su lado.

Cuando ponen un huevo, yo también cacareo.

Basta que alguien me piense para ser un recuerdo.


Oliverio Girondo. K.D. febrero, 2010.

Publicar un comentario

Entradas populares