martes, 10 de marzo de 2009

Farenheit 451- Ray Bradbury

- Cuando muere, todo el mundo debe dejar algo detrás, decía mi abuelo. Un hijo, un libro, un cuadro, una casa, una pared levantada o un par de zapatos. O un jardín plantado. Algo que tu mano tocara de un modo especial, de modo que tu alma tenga algún sitio a donde ir cuando tú mueras, y cuando la gente mire ese árbol, o esa flor, que tú plantaste, tú estarás allí. «No importa lo que hagas -decía-, en tanto que cambies algo respecto a como era antes de tocarlo, convirtiéndolo en algo que sea como tú después de que separes de ello tus manos. La diferencia entre el hombre que se limita a cortar el césped y un auténtico jardinero está en el tacto. El cortador de césped igual podría no haber estado allí, el jardinero estará allí siempre.»

...Farenheit 451...La temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde.

R.B.

Ahora, para resumirles un poco, debemos cuidar hasta la última gota de intelecto que tenemos, porque pronto la libertad intelectual será suprimida, quemarán nuestros libros, quemarán a nuestros intelectuales, nuestras ideas, porque desean convertirnos en una masa subordinada que grite y goce mientras un escuadrón de bomberos, en vez de apagar un incendio, hagan arder una pila de libros... "Oh Borges que haremos sin tus palabras..."

Algo inteligente sería comprar este libro y leerlo.

L.B.

No hay comentarios: