Complot de aires isleños

…Ni esos turistas norteños
Que usan sandalias con medias,
Pueden contemplar en sus tierras
Los que en las nuestras se siembran…

Desde que te asomaste al caluroso y
Salino ambiente que cubre la isla,
Margarita tenía otro atardecer que mirar,
Un sol semibronceado mas difícil de
Descifrar, con nombre de mujer y las
Nalgas a setenta y cinco centímetros
Del suelo.

La playa siempre fue una segunda opción
Cuando acostada en la arena opacabas el
Paisaje tropical que todos los gringos envidian,
Te habías convertido en el paisaje mismo,
Llena de luz, fortaleza y alegría,
Toda en un mismo mar…

Eres mi Caribe vestido de mujer,
Que pasea desnuda por la casa,
Como las olas en el agua,
No hace falta soñar para ser feliz,
Si estás donde yo estoy
Y ambos en un abrazo podemos ahogar
La costa…con mis amables palabras
Y tu cálida mirada.

“Ninguna mujer es igual a todas las mujeres, ese principio absurdo y social de asignarles esta típica frase a cada una de ellas (porque no resultó) es muy sencillo; Claro que es fácil vocalizar el principio, pero a su vez omiten que todo principio tiene su excepción (sino, no me hubiese fijado en ti), es decir, sólo existe un mar Caribe, no dos.”
Publicar un comentario

Entradas populares